Causas individuales de consumo  
 

Causas del consumo de drogas: factores individuales

Botvin y Botvin (1994) afirman que un número de factores relacionados con un desarrollo normal del joven, de hecho, acentúan el riesgo del uso de sustancias psicoactivas: el aumento de la influencia de los compañeros y amigos, el incremento de la conducta de conformidad, las nuevas habilidades cognitivas y la formación de una identidad personal.

La adolescencia y el consumo de drogas

Como ya se ha comentado, la preadolescencia y la adolescencia son períodos de grandes cambios físicos y psíquicos. Son períodos en los cuales un progresivo alejamiento del control paterno, se conjuga con un mayor grado de autonomía e independencia personal, conformándose una identidad propia y adquiriéndose las habilidades conductuales necesarias para funcionar de forma satisfactoria en el mundo adulto.

Es en la adolescencia cuando se produce una progresiva independencia del refuerzo paterno y se dispone de cierta capacidad de autodirección, esto facilita ala conducta de probar» dando respuesta a la curiosidad, pero en este momento evolutivo confluyen otras características que facilitan también la conducta de probar.
Causas individuales de consumo

En esta etapa se acrecienta la susceptibilidad frente a las influencias sociales, de tal forma que si el uso de sustancias psicoactivas (fumar, beber, etc.) resulta consistente con las normas del grupo de amigos, el mismo declive de la influencia paterna en ciertos valores y la mayor dependencia del grupo de coetáneos junto a la mayor tendencia a mostrar conformidad con las normas del grupo, incrementan la probabilidad de que el joven ceda a la presión por consumir.

Características de personalidad o conductuales

De forma tradicional se ha considerado la existencia de una serie de «rasgos de personalidad» que hacen más vulnerable a los sujetos para iniciarse y llegar al consumo abusivo de las sustancias psicoactivas.

Con el consumo de alcohol y otras drogas se han asociado una gran variedad de características de personalidad, dibujando un joven que no se ajusta a los valores dominantes de la sociedad ni a estructuras como la escuela u otras instituciones (religiosas, civiles, etcétera), con características tales como: inconformismo social, baja motivación para el rendimiento académico, independencia, rebeldía, tendencia a la búsqueda de sensaciones nuevas e intensas, tolerancia a la desviación, tendencias antisociales tempranas (agresividad, delincuencia, etc.).

Actitudes hacia la salud y el consumo de drogas

Las actitudes no son más que «repertorios básicos de conducta» emocionales-motivacionales y cognitivo-verbales que son aprendidos por el individuo y que, posteriormente, pueden estar determinando -junto con otros incitadores exterrios- la conducta motora externa implicada (en este caso, en la ingesta de la droga). Podemos considerar por tanto, a las actitudes como parte de las estructuras cognitivas que las personas aprenden para organizar y sistematizar sus experiencias y su conducta (Johnson, 1987).

Parece evidente que son los sujetos con actitudes positivas hacia las drogas los que con más facilidad se inician en el consumo, en comparación con los que tienen actitudes negativas o neutras.

Pese a que la mayoría de adolescentes pueda mostrar una actitud global negativa respecto al consumo de drogas, sin embargo, es importante considerar los elementos que conforman una actitud y la intensidad de las mismas. Así, un joven puede ser abiertamente contrario «a las drogas» y participar de una afirmación general como: idas drogas no deberían existir», o bien, «consumir drogas perjudica la salud», pero, no obstante, mantener creencias del tipo:

Motivaciones individuales

Según un estudio ya clásico, el «Informe de un grupo de estudios de la OMS» (1973), para que se inicie y mantenga el consumo de drogas, con frecuencia aparecen uno o varios de los siguientes motivos:

  1. Satisfacer la curiosidad sobre los efectos de las drogas.

  2. Adquirir la sensación de pertenecer a un grupo, de ser aceptado por otros.

  3. Expresar independencia y, a veces, hostilidad o rebeldía.

  4. Tener experiencias placenteras, nuevas, emocionantes o peligrosas.

  5. Adquirir un estado superior de conocimiento o de capacidad creadora.

  6. Provocar una sensación de bienestar y tranquilidad.

  7. Escapar de algo, necesidad de evasión.
El consumo de drogas responde a dos necesidades básicas: en primer lugar, a la búsqueda de placer, y en segundo, al rechazo del malestar. Cuando la realidad resulta difícil de soportar por la presencia de dolor físico, ansiedad, tensión, etc., el hombre puede pensar que en la droga encontrará satisfacción a sus problemas. Esto ha ocurrido siempre, y en todas las civilizaciones ciertas drogas se han utilizado para modificar sentimientos, evadirse de la realidad.
tratamiento de adicciones - las adicciones - sustancias psicoactivas - ¿qué hacer si tu hijo consume drogas? - consumo y abuso de las drogas - la incidencia en el consumo de drogas - las causas del consumo de drogas - causas individuales de consumo - factores sociales de consumo - causas globales de consumo -la familia y el consumo de drogas - prevención del consumo de drogas Volver a:Adicciones
  Causas individuales de consumo